.
Confucio, ejemplo e inspiración para generaciones de profesores

Confucio, ejemplo e inspiración para generaciones de profesores

Entrevista a Pablo Zhang, director del Centro de lengua y cultura china XINDONGFANG con motivo del día del profesor

Prof. Zhang, el centro Xindonfang que usted dirige cuenta con un sólido equipo de profesionales y goza de gran prestigio entre los alumnos españoles, pero imagino que no fue una tarea fácil al principio. Me gustaría preguntarle cuáles fueron los motivos que le llevaron a emigrar a España, a qué se dedicaba en China antes de venir y cómo fueron los comienzos de su andadura profesional en Madrid.

Durante los años de la revolución cultural fui, como tantos otros jóvenes de ciudad con educación, enviado al campo para trabajar con los campesinos, después de esa experiencia pude acceder en la universidad en el año 1978, justo un año después de que arrancara la política de Apertura y Reforma en China. Tras graduarme en la carrera de Historia, trabajé como profesor en la escuela de secundaria asociada a la universidad de Zhejiang. Al cabo de tres años, decidí buscar una plataforma más amplia que la del aula y solicité trabajo en una agencia de comunicación gubernamental. El Periódico de Hangzhou me admitió y durante dieciséis años estuve trabajando como periodista colaborando en las secciones de cultura, turismo y como columnista.

Tras dieciséis años de trabajo, en el año 2000 pude venir a España con un visado de reagrupación familiar y me pude reunir con mi mujer que había llegado unos años antes. En aquella época, todavía no teníamos una situación profesional sólida. Ana Huang, mi mujer, trabajaba como profesora en una escuela de chino en Madrid y, como sabía que yo había trabajado como profesor también, me animó a hacerlo en España, y así, empecé a enseñar chino una vez a la semana.

El segundo año de estar en España me encontré con un paisano mío que sabía que yo había trabajado en el Periódico de Hangzhou en China, y me propuso crear un periódico chino en España. A partir de ese momento, trabajé como subdirector del primer periódico en lengua china en España, una publicación periódica importante, de unas cincuenta páginas.

Durante los fines de semana, mi mujer trabajaba como profesora en la escuela de chino. Ella había trabajado en China como profesora y contaba con mucha experiencia de gestión en la administración, yo le animé a que abriéramos nuestra propia escuela. En el año 2005 iniciamos nuestra propia andadura organizando un campamento de verano con estudiantes cuyas familias ya conocían y confiaban en Ana.

En ese momento, yo también participaba en los campamentos de verano, los organizamos durante dos años, pero no era una forma muy estable de trabajar y decidimos crear nuestra propia empresa y fundar la escuela de chino Aihua, dedicada exclusivamente a las familias chinas de Madrid, aunque con los años también se ganó el apoyo y favor de no pocos españoles. Al principio dábamos clase en aulas muy pequeñas, con el tiempo, en 2010, fundamos también el centro de lengua y cultura china XINDONFANG, la división dedicada a la formación en chino para españoles. El colegio chino Aihuatiene más de quince años de historia y Xindongfang algo más de diez. 

Después de llegar a España pude observar cómo la comunidad china de aquí mantenía muy bien todas sus costumbres: hablaban en chino, comían comida china y socializaban con chinos. Había comercios chinos, restaurantes chinos, periódicos chinos y establecimientos que prestaban servicio a la comunidad china. Me di cuenta entonces de que solo faltaba una plataforma en la que los hijos de la comunidad china pudieran seguir estudiando la lengua china en Madrid. Creo que el destino nos brindó una maravillosa oportunidad, los dos habíamos sido profesores y decidimos abrir nuestro propio centro.

Pablo Zhang y su mujer Ana Huang, directores del Centro de Lengua y Cultura chin XINDONGFANG

Yo siempre digo que la civilización china tiene una larga historia, una historia por la que han discurrido muchas dinastías, pero por muchos cambios que haya habido a lo largo de los siglos, hay algo que ha permanecido entre los chinos: su cultura tradicional, arquitectura, música, fiestas populares y el arte de la caligrafía, el taichi, la medicina china… todas estas cosas no han cambiado, todo ello actúa como un puente en el que la sangre china discurre en el extranjero, y es muy importante. Yo me siento muy afortunado de haber encontrado una plataforma desde la cual pueda continuar fluyendo la tradición china, es un proyecto muy importante para mí.

Usted ha vivido en España durante más de 20 años, ¿qué es lo que más le gusta de aquí, y qué es lo que más echa de menos de China?

Antes de venir a España, con la educación que habíamos recibido en la década de 1980 teníamos muy poca información sobre el extranjero, para conocer otros países teníamos que hacerlo por nosotros mismos. España fue el primer país extranjero al que viajé, hasta entonces, mi conocimiento de España solo se basaba en algunas películas y en novelas que había leído, como Don Quijote.

No tenía muchas referencias de España. Sin embargo, después de venir aquí, el entorno natural, social y cultural que descubrí superó con creces mi imaginación, me pareció un país muy civilizado, especialmente en términos de calidad de vida: servicios públicos, transporte, atención médica, educación, etc., Estos aspectos estaban relativamente mucho más desarrollados que en China, y mi impresión desde el principio fue muy positiva. De hecho, durante mi estancia en España, viajé a muchos lugares del norte y del sur, y descubrí el enorme potencial turístico de este país.

Yo soy de la ciudad china de Hangzhou, capital de la provincia de Zhejiang, en la costa este de China. Estamos a unos 180 kilómetros de Shanghái. Hangzhou es actualmente una de las ciudades costeras más desarrolladas de China, la gran empresa Alibaba y su fundador Jack Ma son de Hangzhou. ¡De hecho, Jack Ma se graduó en mi universidad! Hangzhou también tiene el muy famoso Lago del Oeste 

El Xihu (o Lago del Oeste) de Hangzhou es patrimonio cultural e histórico cultural de la UNESCO, y recibe multitud de turistas cada año. Es muy hermoso. Nuestra provincia de Zhejiang, aunque pequeña, tiene una población de más de 60 millones de habitantes, una población mayor que la de España, pero tiene una superficie de solo 100.000 kilómetros cuadrados, España tiene 500.000 kilómetros cuadrados, por lo que la densidad de población es mucho más grande, la población de España es menos del 80% de la de Zhejiang, así que cuando llegué aquí me dio la impresión de que España era una tierra vasta y escasamente poblada.

Aquí, extrañamos especialmente los paisajes de nuestra ciudad natal, nuestra gastronomía y algunas amistades, a los antiguos compañeros de clase. Pero por supuesto que mi mujer vive aquí. Afortunadamente y gracias a los avances de la comunicación puedo estar en contacto con mis padres y hermanos, podemos vernos casi todos los días a través del ordenador y teléfonos móviles, ¡un gran beneficio que nos brinda la tecnología moderna!

Casi el 70% de los chinos que viven aquí en España provienen de nuestra provincia de Zhejiang. Vienen fundamentalmente de dos ciudades: Wenzhou y Qingtian, por eso es fácil encontrarse con conocidos y paisanos en círculos chinos, y eso hace que se lleve mejor la nostalgia por nuestra tierra, aquí también podemos sentarnos a la mesa y degustar nuestra cocina casera. ¡Gracias!

Prof. Zhang, qué tipo de personaje era Confucio, cuál ha sido su influencia en el concepto de educación en China, y qué inspiración nos puede aportar en el siglo XXI.

Confucio fue un pensador, educador y politólogo que vivió en China hace más de 2.500 años. Su pensamiento tuvo una considerable contribución en la cultura política china, pero es en la educación donde verdaderamente su influencia es decisiva, y ha sido considerado durante generaciones como uno de los sabios legendarios de China. Fue el gran Compilador del saber clásico de la antigüedad china y a él le debemos la transmisión de obras como el Libro de los Ritos, el Zhouyi o los Cuatro Libros. De entre estos clásicos, la obra más conocida es la que escribieron los discípulos de Confucio y que resume lo más importante de su pensamiento, esta obra lleva por título Las Analectas. Esta obra era parte del temario de los exámenes oficiales para acceder a la administración china y era de lectura obligada, y por tanto ha tenido una enorme influencia en el pensamiento de la intelectualidad china desde hace más de dos mil años. Confucio tiene una frase muy célebre: “A los quince años comienza la voluntad de aprender, a los treinta una se asienta, a los cuarenta se disipan las dudas, a los cincuenta se comprenden los designios del cielo, a los sesenta los oídos son obedientes, a los setenta se puede hacer lo que uno quiera”. ¿Qué significado tiene? Es un marco de edades para la vida. Los padres chinos suelen decir “a los treinta uno se sienta” en el sentido de que uno debe estar a los treinta años casado y asentado profesionalmente, maduro, en una palabra. Confucio comenzó a establecer su escuela a los treinta años, fue el primer director de una “escuela privada” en China.

Confucio se dedicó a su escuela durante unos veinte años, llegó a tener tres mil estudiantes, de los cuales 72 fueron, por su valía, especialmente reconocidos como discípulos suyos. Cuando estaba repasando la biografía de Confucio me di cuenta de que vivió 72 años, justo el mismo número de discípulos célebres que tuvo ¡qué coincidencia! En cuanto a la valoración de su figura ha sido muy elevada a lo largo de las generaciones en China. 

Yo resaltaría varios aspectos de la contribución de Confucio en el campo de la educación: el primero, los contenidos de sus enseñanzas eran bastante prácticos para la época: inició lo que se conoce como las “seis artes”, entre las que se enseñaban poesía, matemáticas, tiro al arco a caballo, música…

El concepto principal de la educación que propugnaba Confucio era “educación sin discriminación”, si había voluntad de aprender, no importaba el extracto social o si el alumno era pobre o no, todos podían estudiar, esto ha sido la contribución más importante para la educación en China. 

En segundo lugar, a los estudiantes se les enseñaba “de acuerdo con su aptitud”, lo que les orientaba a diferentes carreras. Confucio no anima a todos sus estudiantes a seguir la carrera de funcionario (la salida profesional de mayor éxito y relumbre en la China antigua), algunos estudiantes podían ser buenos agricultores, mecánicos, maestros, médicos, o dedicarse a la alfarería, construir casas, etc., y usar las habilidades de cada uno para enseñar, no todos debían necesariamente seguir la misma educación. 

Por otro lado, su aporte metodológico fue el énfasis en la combinación de aprender y pensar:

“Si estudias sin pensar, no progresarás, pero si piensas sin estudiar, no te irá bien”, este es un famoso dicho de Confucio. En segundo lugar, el estudiante debía siempre ser humilde, la humildad ha sido una de las virtudes confucianas por excelencia, “de entre tres personas juntas, seguro que hay un maestro”, de cualquier grupo, siempre hay una persona que puede ser tu maestro, porque seguro que tiene algo de lo que puedes aprender. En tercer lugar, Confucio aboga por la revisión y la práctica continuas en el aprendizaje: “Aprende y revisa de vez en cuando” aprender y practicar continuamente, ese es el consejo de Confucio

También se puede decir que todo maestro es así, el proceso de aprendizaje del maestro es revisar constantemente el aprendizaje. Lo más importante es alentar a todos a “revisar lo viejo y aprender lo nuevo”, y seguir revisando lo estudiado en los libros, para que realmente se conviertan en algo propio. En la década de los 80 del siglo pasado, las Naciones Unidas clasificaron a Confucio como una de las diez celebridades culturales más importantes del mundo.

Así que la obra de Confucio ejerció una gran influencia en la cultura china. El mayor aporte de Confucio es, primero, la educación heurística, es decir, no se pueden inculcar muchas cosas, hay que inspirar a los estudiantes a que se hagan preguntas, algo que es, también, muy importante para la enseñanza actual. Y en segundo lugar, debemos enfocarnos en el cultivo de la propia personalidad, en cultivar al junzi, que en chino significa “caballero” o “gentilhombre” 

¿Cómo debía ser un junzi según Confucio?

En primer lugar, un junzi (o caballero chino), debía cuidar bien de su familia, “cultivo personal, alinear a la familia, gobernar el país y el mundo”, el “cultivo personal” se refiere a la propia moral, la consecución de la armonía familiar, solo entonces esta persona puede hacer contribuciones al país y a la sociedad. Si tu esfera familiar y personal no es buena, no puedes tener éxito. Este poso de filosofía confuciana se puede apreciar tanto en China continental como Taiwan, pero también es muy acusado en países como Corea, Japón o Singapur.

Las enseñanzas de Confucio son la base de la tradición letrada china, y por lo tanto la contribución de Confucio a la cultura de Asia oriental tiene un profundo arraigo de miles de años. Al igual que las aguas subterráneas son parte importantísima del sustrato cultural que nutre y sustenta nuestra civilización.

Prof. Zhang, hoy es el Día del Profesor en China. En China, el el respeto hacia la figura del maestro es admirable, el status del profesor en China es muy elevado.  ¿Cuáles cree que son las causas de la gran diferencia cultural que existe entre las filosofías educativas de China y España?  

La historia de esta fiesta del Día del Profesor probablemente comenzó en la época de la República de China, pero realmente se fijó como festivo nacional después de la fundación de la Nueva China en 1949.

Confucio, es considerado como el gran ancestro de todos los profesores en China, el fundador de la educación, y su figura tiene una gran influencia en los maestros chinos. Yo fui a una universidad normal especializada en la formación de profesores, y en la que definitivamente se aprende la filosofía educativa de Confucio.

Hay un célebre dicho en China: “un día como maestro, toda una vida como padre”, quiere decir que, si has sido profesor mío un día, te consideraré como mi padre durante toda la vida. Al igual que sus discípulos, yo también me siento muy orgulloso de ser discípulo de Confucio.

También hay un dicho que solía aparecer escrito en los estandartes que se colgaban antiguamente en las casas de los intelectuales: “Cielo, Tierra, Emperador, Familia y Maestro”. Colocaba al maestro junto con el cielo y la tierra, el emperador, y los ancestros de la familia, en estos cinco objetos de adoración. 

Por lo tanto, el maestro en China tenía un alto estatus (como el de un médico), el médico salva a la gente y el maestro salva el alma de la gente. El maestro tiene el tratamiento de “xiansheng” (como “señor” en español). La profesión docente juega un papel crucial en el desarrollo y progreso de la sociedad china.

Cuando repasamos la vida de los sabios de la antigüedad como Confucio, encontramos que, para ser un gran maestro se necesitaba tener las siguientes cualidades. En primer lugar, ser entusiasta y tener ganas de aprender. Segundo, ser de carácter amable y ser capaz de ayudar a cada estudiante, porque cada estudiante es único y tiene diferentes talentos. Tercero, ser paciente.

Confucio tiene un dicho muy famoso: “Es mejor ser bueno en algo que solo conocer algo, pero todavía es mejor disfrutar cuando se aprende algo”. Por ejemplo, saber hacer películas; “ser bueno haciendo películas” es aquel a las que les gusta investigar cómo la película se puede hacer de esta o de esa manera. Pero los hay que, además de saber hacer películas disfrutan enormemente con ello. Ser profesor también debe ser así. Puedes saber cómo ser un profesor, pero tienes que saber por qué quieres ser profesor. Un maestro realmente bueno está inmerso en enseñar. Al igual que Confucio durante toda su vida, desempeñar nuestro trabajo con orgullo de ser maestro, creo que esta es la primera frase o inspiración para nuestro Día del Profesor.

La segunda frase es: sean cómo sean los estudiantes, necesitan siempre dedicación. Debes encontrar la forma más expresiva posible para transmitir e inspirar a los estudiantes lo que sabes, para que los estudiantes puedan disfrutar con el aprendizaje. La tercera frase es lo que el poeta Qu Yuan dijo: “El camino es largo y difícil. Subiré y bajaré y no desfalleceré en mi búsqueda”. 

Hay otro dicho: “como maestro tú necesitas poseer un “balde de agua”, para poder darle a cada niño un vaso, si solo posees un vaso de agua, no tendrás nada más que una gota de agua para tus alumnos, tun maestro así no es un verdadero maestro.

Hoy en día, a los profesores se les llama “jardineros que trabajan duro”. Para cultivar flores en el jardín y que crezcan hermosas, deben desherbar cuidadosamente, fertilizar, regar y eliminar los insectos todos los días. También el profesor se asemeja a una vela, porque deben encenderse para iluminar a otros, “encender a otros” es el mayor cumplido que se le puede ofrecer a un profesor.  

En el trabajo de profesor es fundamental el sentido de la responsabilidad, algo que no puede ser reemplazado por los padres. Muchos niños no escuchan a sus padres, pero sí están dispuestos a escuchar a sus maestros, este es el mayor honor y la mayor sensación de logro como maestro.

La educación, tanto en China como en el extranjero, tienen los siguientes propósitos en común: cultivar talento para la sociedad. En segundo lugar, proporcionar a las personas una oportunidad de desarrollo profesional. Y realzar el potencial de la gente con una educación variada, su potencial se realizará. Este es el terreno común.

En cuanto a las diferencias, en primer lugar, hay diferencias en el posicionamiento del valor de la educación, Occidente se inclina más a identificar la “gente” como la meta, hay un trasfondo humanista, en el servicio a la gente. En Oriente, la “gente” es más bien considerada una herramienta, y la “educación” debe servir para adaptarse a las necesidades de la sociedad, no al interés individual.

En tercer lugar, la educación en Occidente es la base del país, pero nosotros en China enfatizamos que se trata de una necesidad social, por lo que a menudo se anulan algunas materias porque la sociedad no las necesita. Por ejemplo, ahora con la industria del cine y la televisión se necesita capacitar a una gran cantidad de presentadores, lo que antes no se hacía, y la educación está cambiando constantemente de acuerdo con las necesidades sociales.

La estructura educativa es diferente, aquí hay una gran cantidad de escuelas públicas y escuelas privadas. La mayoría de las escuelas en China son escuelas públicas. Había escuelas privadas en la era de Confucio. Por supuesto, también hay escuelas privadas ahora, pero deben cumplir con el estándar del Ministerio de Educación.  

En segundo lugar, creo que la educación es feliz aquí. La escuela proporciona un espacio para el crecimiento feliz, aunque también hay una educación para élite. Escuelas privadas muy estrictas donde se aprende una gran variedad de materias, con un plan de estudios concienzudo cuyo objetivo es cultivar algunos talentos sobresalientes.

En tercer lugar, hay una distinción entre la educación obligatoria y la educación profesional. En China, los primeros doce años de educación es obligatoria, si no se asiste a clases, los padres serán responsables. Con respecto a la educación profesional, durante miles de años, China no ha tenido educación científica especial, como astronomía, física, ciencia y tecnología modernas, etc. La mayoría de la educación era de humanidades, lo cual es una gran diferencia con la educación occidental.

¿Por qué los chinos prestan tanta atención a la educación?  Porque los padres quieren que sus hijos lleguen a tener una vida mejor que ellos.  Que puedan llegar a trabajar en profesiones reconocidas por la sociedad, como médicos, abogados e ingenieros, que pueden cambiar su destino original.  

La educación occidental moderna presta más atención a la creatividad, nuestra educación presta más atención a la educación tradicional, es decir, a la aceptación con una carencia de creatividad e imaginación. 

Otro punto interesante es que la base del conocimiento básico de los niños chinos es relativamente muy sólida, hay muchos niños chinos que llegaron a España con seis, siete u ocho años y que, pero que en matemáticas y ciertas materias son mejores que sus compañeros españoles, porque traen una buena base. Este es un cambio bastante bueno.  

En general, los conceptos enunciados por Confucio han cambiado algo. En el proceso de integración con el mundo, China ha absorbido gran parte de la esencia de la educación occidental, como las especializaciones por materias, artes y ciencias, especialidades, los estudios de grado, posgrado y doctorado. Ninguno de estos conceptos estaba en la educación tradicional china, sino que son el resultado del aprendizaje de occidente.

Los chinos aquí, no importa cuál sea su trabajo, ya sea una pequeña tienda o un gran negocio al por mayor, todos tienen una “necesidad básica”, una demanda absolutamente constante: los niños deben estudiar en una escuela china.  Muchos niños chinos estudian en colegios públicos y privados españoles, pero los padres todavía quieren que los niños estudien chino.  

Y no es solo es así en España, ocurre igual en Estados Unidos, Japón y Hong Kong, porque los chinos sienten que el chino es un símbolo cultural especial en el mundo.  Proporciona un recurso excepcional para que el pueblo chino fortalezca su conexión con el mundo, es decir, hay decenas de millones de chinos que viven en el extranjero, pero sus hijos pueden hablar chino y su desarrollo futuro está estrechamente relacionado con China, y para China es también un elemento importantísimo.

Qué interesante…

¿Quieres saber más? Suscríbete a nuestra newsletter.

Nuestras redes sociales

       

Posts relacionados

Beneficios cognitivos del aprendizaje temprano del idioma chino

Hoy en día resulta innegable la importancia de aprender idiomas en la formación de todo estudiante en un mundo global. Hasta hace algo menos de una década, el 95% de la humanidad se manejaba en un entorno profesional y social casi exclusivamente local.

Publicado el 28 de agosto de 2018

Cursos de cultura china Abril – Junio 2018

El Centro de lengua y cultura china XINDONGFANG arranca su sesión de primavera con nuevos cursos de cultura china, una oferta de formación imprescindible para todas aquellas personas interesadas en profundizar en el conocimiento de China.

Publicado el 21 de marzo de 2018

La revolución tecnológica del siglo XXI en China

Made in China 2025 (MIC2025) es un proyecto que tiene el objetivo de transformar la industria de China para hacerla más competitiva mundialmente. En este proyecto, China ha confiando su crecimiento económico de las próximas décadas.

Publicado el 26 de agosto de 2019

La caligrafía china, escritura, arte y vía de desarrollo personal

La caligrafía china es una rama muy particular y muy singular de las artes visuales puesto que no tiene equivalente en otras partes del mundo, en otras culturas que no sean la china (o que no beban de la china como la japonesa o coreana).

Publicado el 11 de septiembre de 2018