Por que iniciar el estudio del chino mandarín

Existen muchos factores que ayudan a explicar por qué el dominio del idioma chino mandarín será sin duda un elemento diferenciador en la educación de una persona..

China, el país que agrupa a una quinta parte de la población mundial (1.350 millones) ha experimentado en los últimos 30 años la mayor transformación de su historia. El milagro económico chino ha logrado que en menos de 30 años 500 millones de ciudadanos salgan de la pobreza y ha situado a la República Popular China en el segundo puesto de la economía mundial en términos de PIB.

Más allá de las oportunidades de negocio y empresariales que puede representar China, el coloso asiático es también una fuente inagotable de inspiración en otros ámbitos, como la cultura, el arte el pensamiento. El conocimiento de la lengua china abre la puerta a todo un universo espiritual que, durante siglos ha permanecido desconocido para el mundo occidental. Hoy en día, cada vez más personas tiene acceso a este patrimonio cultural gracias a que los estudios de lengua china han proliferado en nuestro país y su enseñanza se ha profesionalizado e institucionalizado. El enriquecimiento mutuo entre ambas culturas está cada vez más al alcance de todos.

El estudio de chino mandarín entre los más pequeños se ha multiplicado por tres en los últimos cinco años. Madrid cuenta ya con muchos colegios en los que se imparte chino como segunda lengua extranjera. El número de estudiantes que se presentan al examen oficial de chino (HSK y YCT) se ha disparado también en los tres últimos años.

En lo que respecta a los intercambios universitarios, cada vez son más las universidades chinas que firman convenios con instituciones o universidades españoles para intercambio de alumnos. Los puentes entre ambos países cada vez son más numerosos y se espera que el desarrollo natural es que la tendencia siga a sí por muchos años.

España fue quizás de los últimos países en afianzar su presencia empresarial en China. Por circunstancias históricas, sus intereses económicos y geopolíticos han estado más centrados en América latina que en Asia. Desde hace ya más de una década el gobierno español lanzó la estrategia de ahondar en las relaciones de España con la zona Asia-Pacifico. Casa Asia, una institución dedicada a fomentar el conocimiento de las países asiáticos en España, nació con la vocación de establecerse como puente de unión. Otros poderes regionales iniciaron también la apertura de representaciones comerciales y oficinas de apoyo a sus empresarios en China. Hoy en día la presencia de España en China es incomparablemente mucho mayor que la de décadas atrás, aunque aún le queda mucho en comparación con otros países como Alemania, Francia, Inglaterra o Italia. Países todos ellos con una tradición política y económica de relación con Aisa mucha más dilatada que la española.

Las puertas entre España y China están abiertas, para darles un empujón definitivo sólo es preciso superar la barrera idiomática, algo perfectamente posible gracias a la excelente oferta educativa en idioma chino mandarín que hoy en día existe en nuestro país.

Print Friendly